¿Por qué los niños deben practicar Aikido?



Los adultos suelen practicar Aikido para obtener paz interior, relajación, adquirir buena condición física o como defensa personal; pero estos son conceptos en los que la mayoría de los niños ni siquiera han pensado. Entonces ¿por qué practicar Aikido es una buena opción para los niños? ¿qué beneficios puede aportar a sus vidas?

La práctica del Aikido desarrolla gran capacidad física, flexibilidad, concentración, equilibrio (tanto físico como mental) y contribuye a que los niños se sientan mejor con su cuerpo dándoles mayor confianza en sí mismos y mejor comunicación con los adultos.

Las clases de Aikido para niños están orientadas a brindarles espacios para, a través de diversas situaciones, explorar y desarrollar todas sus potencialidades tanto física, mental, espiritual y social.

A través de juegos, técnicas de defensa personal, formas, posturas y diversos ejercicios en un clima divertido y dinámico, se integran todos los aspectos esenciales en el aprendizaje de los niños. De esta manera se logra que sientan curiosidad ante nuevas situaciones y se muestren dispuestos al cambio.

Pero, ¿Por qué los niños deben practicar Aikido?